El cigarro es uno de nuestros enemigos

Dejar de fumar ha sido una práctica casi tan antigua como las culturas precolombinas, y no lo tomes a mal si eres fumador o fumadora, pero vamos a estar claro, casi la totalidad de los fumadores del mundo al menos una vez en sus años de continuidad con el vicio, han intentado tras algún tipo de crisis, alejarse de una vez y por todas de esa adicción a la nicotina.

En términos de salud, se conoce que fumar provoca cáncer de pulmón, piel, boca, entre muchos otros, y encima agudiza las enfermedades respiratorias que podamos adquirir producto a factores climatológicos u otros.

En sicología a la práctica de fumar y conocer los altos riesgos que produce en los seres humanos, se le llama disonancia cognitiva, que es cuando las personas se niegan totalmente a abandonar el cigarrillo, amén de que son conscientes de que esta práctica puede acabar paulatinamente con sus vidas.
Remedios para dejar de fumar, hay miles, algunos más efectivos que otros es cierto, pero lo primero que se debe de tener en cuenta es que cada organismo es distinto, lo que pudiera resultar para algunos a lo mejor en otros cuerpos es insignificante, también hay que tener en cuenta el tiempo que se lleva adicto al cigarro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *